Semillas de Dios

semillasColoco en este plato todas las semillas de Dios para que puedas una a una consumirlas, éstas no se siembran en tierra fértil en una humanidad, se siembran en un corazón que su tierra es fértil.
Recibe hoy las semillas del amor de Dios, siémbralas en tu corazón, deja que éstas florezcan, recuerda en este momento que no hay nadie ni nada más importante que tu propio amor incondicional, cuando aprendes a amarte a ti misma encuentras el camino de la Luz de Dios, cuando amas a los demás y te olvidas de ti sería pensar que el Reino de Dios sólo es para algunos, no para todos, cuando amas tu interior y encuentras el amor incondicional en ti emanas la Luz a todos los que amas y los ayudas también a reconocerse como benditos hijos de Dios.

Deja un Comentario